¿INSTRUMENTO CAPITALISTA VS. VIDA SOCIALISTA?.

 

El crédito es un préstamo en dinero donde la persona se compromete a devolver la cantidad solicitada en el tiempo o plazo definido según las condiciones establecidas para dicho préstamo más los intereses devengados, seguros y costos asociados si los hubiera. Etimológicamente crédito viene del latín creditus (sustantivo del verbo creer) que significa cosa confiada, así crédito en su origen significa entre otras cosas, confiar o tener confianza.

Resumiendo, pudiésemos decir que el crédito es el uso de un dinero que podrás pagar a futuro, esa demora en el pago tiene un costo que se incluye en la transacción acordada. En días pasados el ciudadano Presidente de la República Hugo Chávez, anunció un sistema de compra con financiamiento a 24 meses: “la cedula del buen vivir”. El banco de Venezuela será el encargado de emitir la tarjeta, que permitirá comprar alimentos y productos de la cesta básica en la red de mercados y bodegas socialistas conformados por: Abastos Bicentenario, Bice-Abastos, MERCAL, PDVAL y COMERSO.

Revisemos las condiciones técnicas a las que aluden en el artículo suscrito por Katiuska Hernández y Blanca Vera Azaf en “El Nacional” del 01 de Septiembre de 2010:

• “Es una tarjeta de crédito”.

• “Cuenta con el aval de una franquicia internacional”.

• “Solo podrá ser utilizada por las personas que tengan cuenta nómina”, …en el Banco Venezuela.

• Se aprueba “…según la capacidad de pago de cada cliente, atendiendo al monto mensual que recibe de salario”.

• El tiempo de financiamiento sería a 24 meses.

• “No se regirá por la tasa de interés fijada por el Banco Central de Venezuela.

Si sometemos todas estas consideraciones a una revisión del enfoque de la segunda directriz de la “Suprema Felicidad Social” contenida en el Proyecto Nacional Simón Bolívar. Primer Plan Socialista de la Nación PPSN. Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, necesariamente tendríamos que preguntarnos:

a) ¿Dónde está el contenido “incluyente de la propuesta”.

b) ¿Cómo modifica ésta propuesta la estructura social actual que plantea la construcción de una estructura social incluyente?.

c) ¿Cuál característica de la propuesta, desarrolla el valor humanista del que habla el enfoque?.

d) ¿Dónde precisar las “similares condiciones” que todos debemos tener para continuar el rumbo al socialismo?.

e) ¿No constituye esta propuesta crediticia, una situación “diferenciada en la satisfacción de las necesidades sociales y en la distribución de la riqueza y del ingreso”, como lo señala el aparte d. del enfoque antes mencionado.

f) ¿Esta propuesta por si sola, constituye o no, parte de la estrategia de inclusión social y masiva que había caracterizado a las Misiones del Ejecutivo Nacional?.

g) ¿La mencionada propuesta no desenmascara en este transito al Socialismo, el entramado de la nueva propiedad social sobre los medios de producción que se aluden en el aparte f. del enfoque, ahora constituidos en parte de los instrumentos gubernamentales para consolidar el capitalismo de estado?.

h) ¿Dónde está lo sustentable en el tiempo de la propuesta?.

i) ¿Qué cambios significativo puede producir esta propuesta en la medida que las condiciones que se determinan para su aplicación restringe y limita a muchos Venezolanos al acceso al beneficio?.

Son estas preguntas las que surgieron por la inquietud de encuadrar ésta propuesta en lo que hasta ahora se ha planteado como marco orientador de las acciones gubernamentales y que se ha constituido en una herramienta fundamental para la transición al socialismo del Siglo XXI.

Si a todo esto le agregamos que uno de las recomendaciones de oro de la teoría administrativa aconseja lo inadecuado que resulta para las cuentas propias, cubrir gasto corriente con endeudamiento, cualquiera que él sea, es decir no es aconsejable endeudarse para cubrir gasto que es recurrente por que es un costo no rentable en la medida que aparte de cancelar costos vinculados al hecho de usar el dinero hoy a precio futuro, por los intereses, se acumula el costo por inflación que van teniendo los alimentos, más hoy cuando el propio Instituto Nacional de Estadística nos está diciendo que en Junio el costo de la canasta alimentaria normativa ascendió a 1.298,76 Bs., según lo refiere Victor Salmerón en El Universal del 01 de Septiembre de 2010.

De modo pues que esta propuesta puede tener sentido y es muy discutible éticamente, en el fragor de la contienda electoral, pero su concepción, viabilidad y lo que es más importante su sustentabilidad no predice para esta tarjeta “un buen vivir”.

Prof. Freddy Enrique Hermoso Herrada.

Anuncios

Acerca de "EN SOCIEDAD"

Lic. en Ciencias Políticas y Administrativas. Especialista en Gerencia de Programas Sociales. Profesor de Post grado de UCV y de la UCAB
Esta entrada fue publicada en "EN SOCIEDAD". Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿INSTRUMENTO CAPITALISTA VS. VIDA SOCIALISTA?.

  1. Edgar Carrillo dijo:

    Excelente el articulo, queda demostrado que esta dirigido a un grupo muy limitado de venezolanos, mientras otros por diversas razones no tendrán acceso a esta tarjeta, limitado por otro lado a un lugar de compra, por tanto reduce a los beneficiarios de esta tarjeta, la libre elección de productos dependiendo a sus gustos y capacidad adquisitiva. Luego de la revisión de esta articulo y la información previa, se puede deducir que es un producto meramente de impacto electoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s